Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘casualidad’

El Destino

¿Qué nos depara el destino? Es muy probable que lo hayamos oido alguna vez, o que lo hayamos pensado. Es curioso oir hablar de “nuestro” destino, al igual de curioso que es ver como alguien guía sus actos porque conoce, o cree conocer, su destino.

Ya vimos cómo el vuelo fortuito de una papel con un número de teléfono fue suficiente para asustar a alguien en “Serendipity”, apostando incluso por su propia felicidad.

¡SERENDIPIA! Una gran palabra. No lo considero como sinónimo de casualidad exactamente, aunque tiene mucho que ver con eso. Es una cto que ocurre por casualidad, sin más. La relevancia que le demos a este acto, y el hecho de que pueda incluso condicionar nuestra vida … Personalmente pienso que depende de nosotros. SOMOS NUESTRO DESTINO.

¿Un ejemplo de serendipia? La Medicina está llena: La anestesia, la aspirina, y, por supuesto, como olvidar la penicilina de Fleming. No fue fruto del destino de Fleming que unas cuantas placas se contaminaran. Fue casualidad. De hecho, le pudo pasar a cualquiera. Pero fue él quien vió aquello con otros ojos, y supo darle una explicación y una aplicación que nadie antes supo ver. Ésto cambió su destino.

Queda claro que el destino está dentro de cada uno. No tiene cabida pensar en el destino como algo heredado, algo ajeno a nosotros que rige nuestra vida. No es parte de la herencia (inmutable y fija) sino de nuestro ambiente (cambiante y modificable). Desde este punto de vista, el destino puede ser modificado en cualquier momento; y lo hermoso, y a la vez peligroso, es que no somos los únicos escritores de nuestro destino, sino que cualquier persona, o cosa, o evento que nos rodea puede redirigirlo; incluso algo tan banal como no limpiar tus instrumentos de laboratorio.

Vivimos en una gran mesa de billar americano. Cuando movemos nuestra bola por la mesa, podemos saber que dirección inicial tomar, pero es realmente difícil saber qúe efecto tendrá nuestro tiro en las bolas de nuestro alrededor, y de hecho, cambiaremos el destino de algunas bolas (personas), de la misma que otras bolas cambiarán la dirección de nuestra vida, para bien o para mal.

“Destino” significa final, llegada; significa nuestra meta, refleja lo que lleguemos a ser, y eso depende de muchos factores. Todos ellos son puras variables a tener en cuenta en una gran ecuación donde la incógnita se despeja justo antes de morir.

Quizás llegado ese momento, nos demos cuenta que el Destino es un concepto que no importa nada. Pues lo único que pensaremos será “¿Mereció la pena llegar hasta aquí?”. Y eso no depende del final, sino del camino recorrido. En esta vida tan efímera no importa el final puesto que cualquier final es posible, y en cualquier momento (aunque siempre sea el mismo). Lo que realmente importa son los medios que usamos para escribir el final de ese cuento que llamamos “Vida”.

Somos escritores de la Vida, una novela donde participan muchos colaboradores. Pero tan sublime obra la dirigimos nosotros. Podemos darle la orientación que deseemos, y lo que hace importante una obra no es su final, sino pequeños fragmentos que “calan” hasta dentro y los recordamos para siempre.

En nuestro lecho de muerte, el destino que comparte toda la humanidad, recordaremos una canción, un soneto que alguna vez leimos por casualidad (o serendipia), recordaremos a alguien que nos hizo soñar; quizás un libro, una anécdota o una hazaña. Eso es lo que nos hace diferentes. Eso es la Felicidad

Anuncios

Read Full Post »